El pasado miércoles día 30 de marzo, presenté en la Biblioteca de Sant Adrià, Barcelona, mi nuevo libro de relatos cortos, Lejos de Algún Lugar.

El recibimiento fue espectacular a la vez que emotivo. Estuve rodeado de amigos, conocidos, seguidores y fieles lectores que ya me leyeron en Cómo sobrevivir al Juicio Final.

Lejos de algún lugar - Jonatan Bosque 1

Lectora feliz de Lejos de algún lugar

Lee más »


Wikipedia nos explica muy bien que…

Un Spin-Off o derivado (también salpicadura) es un término anglosajón que se refiere a un proyecto nacido como extensión de otro anterior, o más aún de una empresa nacida a partir de otra mediante la separación de una división subsidiaria o departamento de la empresa para convertirse en una empresa por sí misma.

Hoy el término se utiliza mucho en series de televisión, de las cuales, algunos protagonistas o actores secundarios terminan teniendo su propia serie, gracias al buen calado de sus personajes entre la audiencia. Un ejemplo de ellos es ‘Aída’, que salió de ‘Siete Vidas’, o ‘Frasier’, quien fuera cliente habitual en la mítica serie ‘Cheers’.
Yo también he querido dar a luz mi propio Spin-Off, salpicado directamente del capítulo 22 de Cómo sobrevivir al Juicio Final, en el que relato mi decisión de mudarme a Inglaterra en 2010. Un país en el que hoy resido, trabajo y hago prácticamente de todo.

La fecha de lanzamiento está fijada para el 20 de noviembre de 2014.
Échale un vistazo a la Web oficial: www.MoveToEngland.org

Actualizado (octubre 2016): Un magnífico libro suspendido en el aire por culpa del BREXIT

Keep Calm and Move to England

Keep Calm and Move to England: Manual de supervivencia para españoles en Inglaterra

Este libro nace en pleno debate sobre los altos datos de inmigración en Europa. En las pasadas elecciones al Parlamento Europeo del 25 de mayo de 2014, el partido euroescéptico UKIP de Reino Unido se convirtió, con el 27 por ciento (24 escaños), en la fuerza política con más votos conseguidos dejando atrás al partido del primer ministro David Cameron.

Los registros muestran un elevado índice de comunitarios llegando a tierras británicas con la intención de encontrar empleo, pero también con la idea de aprovecharse de las numerosas y generosas ayudas que el Reino Unido ofrece a los desempleados. Una situación que ha pasado factura al actual gobierno de David Cameron, quien ha faltado a su promesa y Lee más »


Hace unos días mantuve una conversación con alguien que había visto un reportaje en televisión de una empresa (la única de España) que construía Refugios Antiatómicos NBQ (Nucleares, Bacteriológicos y Químicos). Una empresa con la que yo y el Grupo de Supervivencia de España mantuvimos una estrecha relación (desde finales de 2008 hasta mediados de 2010) para sacar adelante el proyecto de construcción de varios refugios comunitarios de 400 personas. En un momento dado de la negociación, tras haber conseguido a los socios (y por ende, clientes potenciales que estaban dispuestos a pagarle A ÉL la millonada que nos pedía), decidí romper el acuerdo verbal que nos unía a sus servicios y experiencia. Esto no le gustó nada, porque no sólo iba a dejar de cobrar los más de 200.000 euros que nos presupuestó por un refugio de 100 m2, sino que además veía como la cifra de interesados en nuestro proyecto aumentaba y seguía perdiendo posibles clientes.
El Grupo de Supervivencia de España elaboró entonces un plan B de construcción de estas estructuras con el propósito de seguir dando respuesta y solución a todos los que solicitaban construir refugios antiatómicos de manera más económica y alternativa a la de este empresario. Un empresario al que desde ahora distorsionaré su nombre: Antolín Alcahuete. Así evito que me denuncie, como hace con todo el que se le pone por delante.
Su frustración a no trabajar con nosotros hizo que iniciara una campaña de desprestigio hacia el Grupo de Supervivencia de España, acudiendo como invitado de “honor” en programas de televisión, acusandome a mí y al G.S.E. de llevar prácticas ilegales de construcción de refugios. Algo totalmente falso, puesto que nosotros no eramos una empresa constructora, sino una ONG. Una Asociación que simplemente recogía información alternativa de buenas fuentes e informaba a sus socios sobre cómo construirse sus propios refugios en casa. Nada más que eso. Los programas de televisión se frotaron las manos al conocer los argumentos poco creíbles de este deshonesto empresario e inciaron un ataque y derribo contra nosotros.


Hoy quiero compartir contigo en exclusiva uno de los capítulos íntegros de mi libro Cómo sobrevivir al Juicio Final dedicado a desmontar el negocio de los Búnkeres: Lee más »


Pocos autores hacen esto que voy a hacer hoy. No sé si por temor a destripar su obra, o porque creen que irá en detrimento de la buena producción de sus libros. Yo, en cualquier caso, estoy decidido a compartir con vosotros algunas curiosidades que hay detrás de Cómo sobrevivir al Juicio Final. Me he lanzado a escribir este artículo al haber observado que gustó mucho a todos los que me lo oyeron de viva voz, así que… ¡pongámoslo por escrito!

¿A quién va dirigido?

Así como hay libros en el mercado capaces de captar a lectores amantes de otros géneros, debo reconocer que Cómo sobrevivir al Juicio Final no es apto para todos los públicos. Si bien es cierto que tiene lectores que nada tuvieron que ver con la historia que cuento en él, no estoy seguro de que pueda llegar a enganchar, por ejemplo, a un amante de las novelas románticas.
Me ha sorprendido gratamente el amplio abanico de público de todas las edades, nacionalidades, gustos y tendencias que se han visto atraídos por el libro. De verdad que no me lo esperaba. Aunque naturalmente va dirigido a un tipo de persona concreta, que tuvo o no que ver con Grupo de Supervivencia de España o inició algún tipo de preparación para sobrevivir a alguna catástrofe en 2012. También va dirigido a los protagonistas de la historia, obviamente, a quienes no he podido contener las ganas de propinarles una colleja por cómo terminó todo. No ha sido mi intención buscar más conflicto, sino contar a modo terapéutico mi vivencia para liberarme.

Durante el proceso de escritura

En el capítulo 35, titulado: EL JUICIO FINAL, escribo lo siguiente:

Las tres cuartas partes de este libro las he escrito en una suerte de zulo de no más de 4 m2, privado de casi todas las comodidades propias de una persona civilizada. Mi único lujo ha sido poder salir al baño y calentarme alguna lata de comida preparada. Dormir en un colchón de espuma de tres dedos de grosor en el suelo ha sido otro de los requisitos que me he impuesto a mí mismo durante la mayor parte del proceso de creación de Cómo sobrevivir al Juicio Final.

He querido compartir con vosotros imágenes de ese ‘zulo’, el mobiliario y mis alimentos: Lee más »


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, entendemos que acepta las condiciones y que está de acuerdo con nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies