Antes de iniciarme en el mundo de la escritura de manera vocacional, pasé por un periodo más folclórico vertiendo mi creatividad en composiciones musicales. Fue hace bastante tiempo, cuando los dinosaurios aún poblaban la tierra, allá el año 1996.
«La melodía es la esencia de la música», dijo Mozart. «La esencia de la música es el espíritu humano», me permito complementar yo. Pocas cosas hoy pueden erizarme el bello, agitarme o serenarme por dentro, emocionarme o teñirme el ánimo como lo hace la música.

Jonatan... no te metas pa lo hondo

Jonatan… no te metas pa lo hondo

Mientras escribía Cómo sobrevivir al Juicio Final tuve la sensación de estar reviviendo momentos en los que determinadas canciones marcaron un antes y un después en mi desarrollo personal. Es por ello que el libro está lleno de guiños a canciones y artistas que me han influido de alguna manera.
Todo libro tiene su B.S.O. (Banda Sonora Orginal) y Cómo sobrevivir al Juicio Final no es una excepción. Aquí dejo una colección de temas que están presentes en el libro, en orden de aparición, con sus letras traducidas al español y una breve presentación sobre por qué fueron incluidas.

Lady Hear Me Tonight – Modjo

No me preguntes por qué, pero si debo resumir el año 2000 con una canción, esa es sin duda “Lady Hear Me Tonight” de Modjo. La incluyo en el primer capítulo del libro para ambientar y transmitir juventud en ese periodo relatado.
No hay mucho que decir, pero ahí está…

Señorita,
Oígame esta noche, porque mis sentimientos son tan auténticos…
Mientras bailamos a la luz de la luna, no ve que es usted mi deleite?
Señorita,
Siento como si no pudiera sacarla de mi mente.
Siento el amor por primera vez.
Y sé que es verdad. Lo deduzco por la mirada de sus ojos.

Estribillo..x3

Señorita,
Oígame esta noche, porque mis sentimientos son tan auténticos…
Mientras bailamos a la luz de la luna, no ve que es usted mi deleite?
Señorita,
Siento como si no pudiera sacarla de mi mente.
Siento el amor por primera vez.
Y sé que es verdad. Lo deduzco por la mirada de sus ojos.

Estribillo..x3

Will 2K – Will Smith

Esta canción está incluida en el libro, ya que es mencionada por Neil Strauss en su libro Emergency, y yo, a su vez, también menciono en Cómo sobrevivir al Juicio Final. Comparto el fragmento del libro en el que aparece para situarla en contexto:

Cuenta Neil en su libro los protocolos que seguía el FBI para controlar la situación:

En lo alto del Lincoln Memorial, vi una línea de hombres del Servicio Secreto con gafas de visión nocturna y rifles apuntando hacia la multitud. Recordé de pronto mi promesa de evitar pasar el Año Nuevo en algún lugar con armas de fuego [rodeado de survivalistas]. Supongo que la había roto por completo.

Las conversaciones que mantenía la gente de su alrededor eran muy variadas. El pánico a una posible catástrofe quedaba de manifiesto tanto en las palabras como en los rostros de los asistentes. Aseguraban que los preparativos llevados a cabo por los survivalistas les asustaba más de lo que querían confesar.

Habían pasado tres semanas y se habían gastado 3 millones de dólares de los contribuyentes en aquella construcción. En el escenario, Will Smith ensayaba la canción que había escrito para dar la bienvenida al milenio:

What’s gonna happen? (¿Qué va a pasar?)
Don’t nobody know. (Nadie lo sabe)
We’ll see when the clock gets to 12-0-0. (Ya veremos cuando el reloj marque las 12-0-0)
Chaos, the cops gonna block the street. (El caos y los policías bloquearán la calle)
Man, who the hell cares? (Tío, a quién diablos le importa)
Just don’t stop the beat. (Simplemente no pares el ritmo)

El Servicio Secreto, sin embargo, sí quiso detener el ritmo. Cuando regresé a bastidores, Yearwood se enzarzó en una acalorada discusión con varios hombres de traje oscuro. Ella había planeado inaugurar el show con un fragmento de la canción Blowing in the Wind (Volando en el viento) de Bob Dylan pero le dijeron que la canción era inapropiada y se negó a explicar por qué. Más tarde, le pregunté a uno de los productores del espectáculo: «Pensaron que la letra hacía clara referencia a una bomba», me respondió.

No incluiré la letra completa porque creo que no la entiende ni el propio Will Smith en su Inglés natal. La rima inglesa no cuadra con la prosa castellana y tampoco es un tema tan trascendental como para romperse el coco traduciéndola durante horas.

Aquí viene la fiesta de toda una vida
31 de diciembre
Tío, recuerdo las campanadas de 1990.
Ahora es 9-9, diez años han pasado.
¿Qué va a pasar?
No sabe nadie.
Vamos a ver cuando el reloj llegue a 12-0-0.
El caos, la policía va a bloquear la calle.
Tío, a quién demonios le importa?
Simplemente no detengas el ritmo.
No hay tiempo para dormir macho, es esta noche!
K-c que me siente bien? (Sí)
2-0-0-0, la voluntad de 2K
El nuevo milenio, macho, digo: Willennium (sí)
No puede ser más gorda que esta (grande Will)
Slick Rick cómo me lo voy a perder?
(Y vosotros que vais a la fiesta como si tuvierais 19)
Vaya que sí

Aquí viene otro año.
Vamos todos, al nuevo milenio.
Aquí viene otro año
Todo el mundo, al nuevo milenio

Hay una fiesta esta noche.
Todo el mundo estaba bebiendo.
Todos los de la casa gritando y el bajo estaba temblando.
Y no pasará mucho tiempo hasta que todo el mundo sepa
que a las 12 en punto el techo volará por los aires.
Bebidas por aquí, para mí, las tazas, y
Medianoche en el impulso que viene completo, y
Dick Clark mantenerla presionada, y
La segunda mano rodando (na, na, na, na)
Cien profundas miles de prensa en todo el mundo
Odio ser el hombre que tenga que limpiar este desastre.
Misma resolución: el dinero.
No es donde hemos estado, es donde nos va a estar
¡Prepárate a tararear, sostener la mano del tiempo!
Porque una persona que conozca esas palabras es difícil de encontrar.
Primera línea de tren alma del año
Cuatro, tres, dos, uno

Aquí está y me gusta.
Vamos a pulir la pista de baile.
Romper la pista de baile.

Aquí viene otro año.
Vamos todos, al nuevo milenio.
Aquí viene otro año.
Todo el mundo, al nuevo milenio

Sí, sí
Di sí, sí
Di sí, sí
Di sí, sí
Di sí, sí
Di sí, sí
Di sí, sí
Di sí, sí

Nowhere Man – The Beatles

The Beatles. Nombrados en el Capítulo 3 del libro como referencia musical. Podría hablar horas sobre los Beatles.
Creo que quien no se sienta atraído por este grupo, su historia y su final, no entiende ni papa de música. Lo siento, pero es lo que pienso. Los Beatles fueron más que un fenómeno musical.
Tengo que reconocer que pese a que son sin duda mi grupo favorito, los descubrí un poco tarde en comparación con los que vienen a continuación. Creo que a eso de los 13 años. El primer álbum que escuché de ellos fue el recopilatorio rojo de The Beatles / 1962-1966. Alquilé curiosamente el doble CD en el videoclub de mi barrio de toda la vida. Había escuchado a Elvis, Dylan, Creedence, Johnny Cash, Suzi Quatro, Pink Floyd, Queen y a todos los más grandes en vinilo, pero a los Beatles vine a descubrirlos en CD. El formato más moderno. Al poco de alquilar el disco rojo, hice lo propio con el azul.
No terminé de entender el salto de estilos, de música, de energías y melodías entre los dos periodos que recogen los dos álbumes, y es por ello que inicié mi particular colección de cassettes de todos sus discos. Los compré por orden cronológico de publicación en alguna de las tiendas de la calle Tallers de Barcelona, junto a la Rambla. Los compré en cinta porque no tenía dinero para más. Creo que cada uno de ellos me costaba unas 900 pesetas, sin contar el billete de metro de ida y vuelta. Nadie se imagina la de veces que llegué a escuchar esos álbumes. Los Beatles me han enseñado inglés, me han enseñado a tocar la guitarra, me han enseñado a componer, ¡me han educado incluso! (en mi casa no había mucha gente por la labor de hacerlo); así que sí… los Beatles son algo más que un fenómeno musical y unos ídolos con los que yo me haya encoñado.
Recuerdo que tras mucho ahorrar, terminé comprándome la colección de 5 VHS del documental Beatles Anthology explicando sus vidas, sus comienzos, su desarrollo y su final. Créeme si te digo que yo he llegado a llorar como una magdalena con su declive como cualquier mujer de hoy viendo El secreto de puente viejo. Llorar en 1995, con apenas 15 años, porque los Beatles se separaron en 1970 tiene huevos…

 

Positively 4th Street – Bob Dylan

Aparece en el Capítulo 3 como una de mis referencias musicales. Su orden de mención habría sido sin duda el primero, si éste sólo dependiera de la importancia o relevancia que ha tenido para mí el artista.
Desconozco la fecha en la que conocí a Bob Dylan. A los 11 años disfrutaba de cientos de vinilos y discos sencillos de todo tipo de solistas y grupos de Rock heredados de mi madre y sus hermanos. Mi cultura musical se la debo en gran parte a aquel armario dedicado a almacenar estos LP’s y Singles en casa de mi abuela. Lo que sí sé es que a los 12 ya tarareaba sus canciones y acompañaba sus melodías con una armónica que me compré en una tienda de música de Badalona (MusicalTres). Mi abuela se volvía loca y me regañaba, porque más que tocar la armónica parecía estar haciendo cualquier otra cosa. Eso, unido al estridente sonido de la propia armónica de Bob Dylan en “Blowin in the Wind” o “Mr. Tambourine Man”, entre otras, hacía de la experiencia de tenerme en su casa una verdadera pesadilla.
A los 16, cuando ya tocaba en mi propio grupo y mi sentido de la afinación había mejorado con creces, me compré un libro con todas las letras traducidas de Dylan. Yo siempre he sido de los Beatles, pero desde que supe con claridad de qué hablaba Dylan en sus canciones, éstos tuvieron un firme competidor.
George Harrison llegó a decir una vez que «si él no hubiera dicho las cosas que dijo en sus canciones, nadie más se habría atrevido a hacerlo. ¿Te imaginas un mundo en el que no exista Bob Dylan?».
Yo definitivamente no.

http://www.myvideo.de/watch/8558718/Bob_Dylan_Positively_4th_Street

Tienes que tener mucha cara para decir que eres mi amigo.
Cuando yo estaba deprimido tú simplemente te quedabas ahí sonriendo.

Tienes que tener mucha cara para decir que estás dispuesto a echar una mano.
Cuando lo único que haces  es arrimarte al Sol que más calienta.

Dices que te fallé, pero sabes que eso no es así.
Si estás tan dolido, ¿por qué entonces no lo demuestras?

Dices que has perdido la fe, pero no se trata de eso.
Tú no tenías ninguna fe que perder.
Y lo sabes.

Sé el motivo por el que chismorreas a mis espaldas.
Yo solía estar en el grupo en el que tú estás ahora.

¿Me tomas por semejante idiota como para pensar que entablaría amistad
con quien intenta ocultar, lo que para empezar, ni siquiera sabe?

Cuando me ves en la calle siempre te haces el sorprendido.
Dices: ¿Cómo estás? ¡Que te vaya bien! Pero no lo sientes.

Cuando sabes tan bien como yo que preferirías verme paralítico.
¿Por qué no dejas de ocultarlo y lo gritas a los cuatro vientos?

No, yo no me alegro cuando veo la angustia que tienes.
Si yo fuera un ladrón profesional quizá hasta te la robaría.

Ya sé que ahora estás disgustado con tu estatus y posición social.
¿Pero no comprendes que ese no es mi problema?

Me gustaría que aunque sólo fuera por una vez pudieras estar en mi pellejo.
Y que a cambio, sólo por esa vez, yo pudiera estar en el tuyo.

Sí, me gustaría que aunque sólo fuera por una vez pudieras estar en mi pellejo.
Así te darías cuenta del coñazo que es verte.

Imagine – John Lennon

El estribillo aparece como cita de introducción en el Capítulo 2, “Las semillas del «11-S» y el «11-M»”.
¿Qué decir de John Lennon? Además de haber sido uno de mis ídolos desde que tengo uso de razón, me parece un icono imprescindible al que todo ser humano debería aproximarse y conocer. Desde sus letras, composiciones musicales y carisma dentro de los Beatles, hasta años después en solitario con su esposa Yoko Ono, John Lennon ha volcado en mí, ayudándose de mi admiración, parte de su entusiasmo y convicción de que con arte, amor y compañerismo, el mundo podría ser bien diferente. Al final, a unos les disparan 5 tiros por la espalda a sangre fría, y a otros nos quitan de en medio dejando claro que no sólo somos de los pocos soñadores que aún quedan en el mundo, sino que además estamos condenados a vivir una perpetua pesadilla.

Imagina que no hay paraíso,
Es fácil si lo intentas,
Ningún infierno debajo de nosotros,
Arriba de nosotros, sólo el cielo.
Imagina a toda la gente
Viviendo al día…

Imagina que no hubieran países.
No es difícil hacerlo.
Nada por lo que matar o morir.
Ni religiones tampoco.
Imagina a toda la gente viviendo la vida en paz.

Imagina que no hay posesiones.
Me pregunto si puedes.
Ninguna necesidad de codicia o hambre.
Una hermandad del hombre.
Imagina a toda la gente compartiendo todo el mundo…

Puedes decir que soy un soñador,
Pero no soy el único.
Espero que algún día te nos unas,
Y así el mundo vivirá como uno solo.

Babe, I’m Gonna Leave You – Led Zeppelin

Led Zeppelin es sin duda uno de esos grupos que disfrutas con la boca abierta. Como aspirante a músico, que ha saboreado el escenario, los bolos, el placer de la composición y demás, esta banda no puede si no aceptarse como una gran fuente de inspiración a la que sabes que nunca llegarás ni a aproximarte. Mi fuerte nunca ha sido el virtuosismo instrumental. Puedo tocar guitarra, piano, batería y armónica de manera decente, pero jamás tocaría la guitarra como Jimmy Page o la batería como John Bonham.
Lo mío fueron siempre más las letras. La profundidad de las palabras mezcladas y untadas como mermelada sobre los compases y los acordes de una guitarra. Nunca he entendido la música como un género al que se pueda comprar con la Ciencia Ficción en el cine. Me asombran los efectos especiales. Son brutales y los admiro como espectador. Tanto en el cine como en la música. Pero lo mío es más el cine de autor independiente; el drama. Materia prima de la que extraer aquello que enriquece o complementa el espíritu y lo eleva a nuevas dimensiones cuando ya ha sido asimilado y digerido.
Esta canción de Led Zeppelin estuvo presente en mi iPod durante mi marcha de España a Inglaterra. Ese periodo descrito en el Capítulo 22 “Emigrando a Londres”, en el que tomé la decisión de dejar atrás el país, a mi ex pareja y a mi hijo. No menciono ni al grupo ni el título de la canción en el libro, pero resonaba de fondo cuando lo escribía, así que la he incluido.

Cariño, voy a dejarte

Cariño, nena, nena, voy a dejarte.
Dije cariño: tú sabes que voy a dejarte.
Te dejaré en Primavera.
Te dejaré cuando el Verano se acerque.
Te dejaré cuando el Verano despunte.

Cariño, nena, no quiero dejarte.
No estoy bromeando, mujer.
Tengo que marcharme.
Oh sí, nena, nena, creo
realmente que tenemos que irnos.
Puedo escuchar la llamada como antes.
Puedo escucharla
pidiéndome que regrese a casa.

Cariño, voy a dejarte.
Oh nena, tú sabes que realmente te tengo que dejar.
Oh, puedo escuchar cómo me llama.
Te dije que tú no oirías esa llamada.

Sé que nunca jamás voy a dejarte.
Pero tengo que irme de este lugar.
Tengo que abandonarte, sí.
Nena, oh ¿No escuchas cómo me llama?
Mujer, mujer, lo sé, lo sé.
Es bueno sentir que un día estaré de vuelta de nuevo.
Y sé que, un día, nena eso se hará realidad, sí.

Caminaremos por el parque todos los días.
Podría ser, todos los días.

Fue realmente, realmente magnífico.
Me hiciste feliz todos los días.
Pero ahora… ¡tengo que irme lejos!

Nena, nena, nena, nena.
Así es cuando me llama.
Dije que así es como me llama para volver a casa.

It’s Now or Never – Elvis Presley

Elvis es citado junto con Bob Dylan en el Capítulo 3 como una referencia musical.
A Elvis comencé a escucharlo ¿con cuánto, 10 años? Tal vez con 9, ya que habían muchos discos sencillos de él en casa. Desde luego hablamos de un fenómeno irrepetible como figura mediática, como símbolo americano y obviamente como artista. En mi escala de preferencias se encuentra por debajo de los Beatles y Dylan, pero sólo por el mero hecho de no haber compuesto ni una canción. Debo confesar que me siento más atraído por su etapa post Rock and Roll, a partir de su regreso en los años 70′, vestido de blanco (disfrazado de Rey del Rock, con capa y demás). Recuerdo que tenía el LP en disco vinilo de “That’s the Way It Is” y el concierto de “Aloha from Hawaii Via Satelite”. En aquella etapa se centró más en las baladas tipo Frank Sinatra, y aunque su voz era preciosa, dejaba bastante que desear cuando le tocaba defender según que agudos en directo… No obstante, en conjunto, para mí es uno de los putos amos sin opción a réplica.

Ahora o nunca.
Abrázame fuerte.
Bésame querida.
Serás mía esta noche.
Mañana será muy tarde.

Ahora o nunca.
Mi amor no esperará.

Cuando te vi por primera vez,
Con tu sonrisa tan tierna.
Mi corazón fue capturado.
Mi alma rendida.
Pasé toda mi vida esperando por este momento
Ahora que tu estas cerca.
El momento ha legado.

-Estribillo-

Igual que un sauce, lloraremos un océano de lágrimas.
Si perdemos el verdadero amor.
Y la dulce devoción.
Tus labios me excitan.
Deja que tu brazos me inviten.
Por que no saben cuándo volveremos a vernos.

-Estribillo-

Es ahora o nunca

Mi amor no esperará.
Es ahora o nunca.
Mi amor no esperará.
Es ahora o nunca.
¡Mi amor no esperará!

Travellin’ Band – Creedence Clearwater Revival

También cito a los Creedence Clearwater Revival en el Capítulo 3 de Cómo sobrevivir al Juicio Final. Sí, como referencia musical.
Es posiblemente el grupo más influyente que he tenido en cuanto a letras, sentido de la música y virtuosismo guitarrero por detrás de los Beatles. ¡Lo que yo he llegado a flipar con esta gente! Recuerdo que invitaba a mi casa a los colegas del colegio para escucharlos a todo volumen en mis gigantescos bafles. Allí montábamos nuestras fiestas, bebiendo cervezas sin alcohol y fumando cigarrillos liados de tabaco Amsterdamer. Ellos no entendían cómo cojones me podía gustar aquella música, pero se quedaban y terminaban disfrutando. Sobretodo teniendo en cuenta que ellos andaban más interesados en Enrique Iglesias, Maquina Total, Rap o Nirvana (el que aún tenía algo de sentido musical).
Este Travellin’ Band (La Banda Viajera) es un tema presente en mi escapada a los 17 años a Londres con mi grupo en furgoneta. Escucha la versión larga de 11:07 de “I Heard It Through The Grapevine” de Creedence Clearwater Revival a toda pastilla en tu coche y nunca más volverás a ser el mismo. Lo prometo.

7:37, procedentes del cielo.
¿Me llevas hasta Memphis en un viaje a medianoche?
Quiero tocar en una banda viajera.
Yeah!
Bueno, estoy volando por todo el país, tratando de conseguir una mano.
Tocar en una banda viajera.
Llévame al hotel, el equipaje desaparecido – Oh, bueno…
¡Vamos, vamos, no vas a llegar a mi habitación!
Quiero tocar en una banda viajera
Yeah!
Bueno, estoy volando por todo el país, tratando de conseguir una mano.
Tocar en una banda viajera.
Escucha la radio hablando de la última actuación.
Alguien se entusiasmó, tuvo que llamar a la milicia del estado.
Quiero mudarme.
Tocar en una banda viajera.
Yeah!
Bueno, estoy volando por todo el país, tratando de conseguir una mano
tocar en una banda de viaje
Aquí nos encontramos de nuevo en una noche de sábado
con su alboroto y su lucha no va a hacerme la rima
Quiero tocar en una banda viajera.
Yeah!
Bueno, estoy volando por todo el país, tratando de conseguir una mano.
Tocar en una banda viajera.

Cast No Shadow – Oasis

Oasis también aparece en el Capítulo 3. Los menciono como una de las bandas a las que solíamos versionar cuando tocábamos en bares y pubs de Barcelona en el 96 y 97.
Mi adolescencia no habría sido la que fue sin la ayuda, o, por culpa de Oasis. Me ayudaron a entender lo que significa utilizar la influencia que otros han ejercido sobre nosotros y no utilizarla para copiar de forma burda. El trabajo de Oasis es un claro homenaje a los Beatles, pero salvo algunos guiños e ingredientes prestados, no podrías decir que son una simple y copia barata de los primeros. Noel Gallagher y su hermano Liam nos mostraron el camino para componer temas honestos de los que pudiéramos estar orgullosos. Los que habíamos compuesto a la edad de 15 años no eran dignos de ser escuchados por otros que no fuesen nuestros familiares, a quienes siempre les tocaba sentarse a escuchar nuestras composiciones.
Cuando creces tan influenciado por un arte como la música o la literatura, y ensalzas a esos héroes en tu subconsciente, no puedes sino dejarte llevar por la tentación de copiar lo que hacen. Gracias a Oasis tuve la suerte de saber que la influencia y la referencia sirven para algo totalmente distinto a plagiar. Pero sobretodo para entender que jamás podrás hacer algo verdaderamente genuíno y único nacido de tu propia y no intoxicada inspiración por lo que otros hicieron antes que tú. Todo es cuestión de rebuscar bien en tu interior y mezclar, agitar y servir de forma honesta lo que hayas preparado.
He elegido “Whatever” por ser una de las que yo versionaba, aunque podría haber metido cualquier otra. Además está ya subtitulada y no necesito traducirla.

Staring at the Sun – U2

U2 aparece como otra de las bandas versionadas por nosotros en el Capítulo 3.
He escogido “Staring at the Sun” (Mirando al Sol) por considerarla un guiño a la movida de las Tormentas Solares y a todo lo que la observación del Sol significó en el pasado para mí. El tema es una clara crítica a la guerra y nada tiene que ver con el riesgo de una CME (Eyección de Masa Coronal), pero aún así me parece oportuna. Además fue un tema que también canté alguna que otra vez.

El verano se estira sobre el césped… un vestido de verano pasa
En la sombra de un sauce, trepa arrastrándose sobre mí
Sobre mí y sobre ti unidos por el pegamento de Dios
Se va a poner más pegajoso también…
Ha sido un largo y caluroso verano, vayamos a escondernos
No te esfuerces demasiado en pensar que no tienes que pensar

No soy el único que mira fijamente al sol.
Asustado de lo que puedas encontrar si lo miras de reojo.
Ni sordo y atontado, estoy mirando fijamente al sol.
No soy el único que se alegra de quedarse ciego.

Hay un insecto en tu oreja, si te rascas no desaparecerá.
Te va a picar, arder y morder.
¿Quieres ver lo que rascarse te provoca?
Olas que me dejan fuera de alcance.
Rompiendo en tu entrada como si fuera una playa.
¿Acaso alguna vez viviremos en paz?
Porque aquellos que a menudo no pueden, deben…
Aquellos que a menudo no pueden, deben rezar.

Para aquellos que miran fijamente al sol.
Asustados de lo que puedan encontrar si miran de reojo.
No solamente sordo y atontado… mirando fijamente al sol.
No soy el único que preferiría quedarse ciego.

La intransigencia nos rodea… los militares aun están en la ciudad.
Armaduras plateadas, trajes y corbatas… papá no me digas adiós.
El árbitro no hará sonar el silbato, Dios es bueno pero ÉL escuchará.
Soy casi grandioso.
Pero hay algo que he olvidado en el free shop.
Aunque realmente nunca me perteneciste.

No eres el único mirando fijamente al sol.
Asustado de lo que puedas encontrar si das un paso al frente y entras.
No me estoy chupando el dedo, estoy mirando fijamente al sol.
No soy el único que está feliz de quedarse ciego.

Brothers in Arms – Dire Straits

Grupo también citado en el Capítulo 3.
Este tema es una delicia muy difícil de interpretar en directo si no tienes un buen control de la guitarra eléctrica. De hecho yo nunca lo he interpretado. No es que sea especialmente difícil reproducirlo. Tampoco es de los solos más complicados de la historia del Rock, pero hace necesario un teclista (algo que nosotros no teníamos). Y en espacios pequeños, donde las versiones más “Unplugged” o desenchufadas son más apropiadas, esta canción no entra ni queriendo. Otros temas como “Where Do You Think You’re Going”, “Sultains of Swing” o “Lady Writer” han sido y serán absolutas joyas que siempre me acompañarán allá donde vaya.
“Brothers in Arms” (Hermanos en armas) me parece un tema muy acertado para ilustrar la vena destructora que lleva el ser humano para con sus semejantes dentro de sí mismo. Explica muy bien el fracaso de cualquier hermandad, asociación, unidad… y a mí me resulta muy autobiográfica. Disfrútala.

Estas montañas envueltas en niebla son ahora mi hogar.
Pero mi hogar está en las llanuras y siempre lo estará.
Algún día regresaréis a vuestros valles y granjas.
Y ya no desearéis ser hermanos de armas.

Por los campos de batalla bautismos de fuego.
Vislumbré vuestros sufrimientos.
Y cuando crecía la contienda.
A pesar del dolor que sentía,
en medio del miedo y del peligro,
no me abandonasteis.
Mis hermanos de armas…

Existen muchos mundos diferentes.
Muchos soles diferentes.
Aunque nosotros sólo tenemos un mundo,
vivimos en mundos diferentes.

Y ahora el sol se oculta en el infierno.
Y la luna está en lo alto.
Dejad que me despida.
Todo hombre tiene que morir.
Pero está escrito en la luz de las estrellas, y en todas las líneas de la mano,
que estamos locos por hacer la guerra a nuestros hermanos de armas…

The Drugs Don’t Work – The Verve

The Verve es uno de esos grupos de finales de los 90 que junto con Oasis, Blur, Ocean Colour Scene, y otros muchos formaban parte del movimiento Britpop. Esta es concretamente una canción que he interpretado muchísimas veces. La he añadido por nostalgia y porque también menciono a la banda en el Capítulo 3. No añado letra porque ya está subtitulada.

I Will Survive – Gloria Gaynor

Temazo este de Gloria Gaynor. Himno Gay por excelencia y que te levanta el ánimo seas o no homosexual.
Mencionada en el Capítulo 13 “Estreno de la película 2012“. Me parece acertado incluirla no sólo como comparación a lo que el estreno de la película supuso para mí/nosotros, si no como oda a la supervivencia en cualquiera de sus formas.

Primero estaba asustada
Estaba petrificada
Pensaba que no podría vivir
Sin ti a mi lado
Pero entonces gasté muchas noches
Pensando cuanto mal me hiciste
Y crecí fuerte
Y aprendí como continuar

Pero ahora has vuelto
De otro espacio
Solo caminé para encontrarte aquí
Con esa mirada triste sobre tu cara
Yo debería haber cambiado esa estúpida cerradura
Yo debería haberte hecho dejar tu llave
Si lo hubiera sabido por un segundo
Que volverías para molestarme

Vete ahora vete
Sal por esa puerta
Simplemente pega la vuelta ahora
Porque no eres bienvenido nunca más
¿No eras tu aquel
quien trataba de herirme con el adiós?
¿Pensaste que me desmoronaría?
¿Pensaste que me recostaría y moriría?

Oh no no, yo, yo sobreviviré
Oh, mientras sepa como amar
Se que permaneceré viva
Tengo toda mi vida para vivir
Y tengo todo mi amor para dar
Yo sobreviviré, sobreviviré
Hey hey…

Me tomó toda la fuerza
No tenía que caerme
Solo tratando duro de remendar los pedazos
De mi corazón roto
Y he pasado tantas noches
Sintiendo lástima de mi misma
Solía llorar
Pero ahora mantengo mi cabeza erguida

Y tu me ves
Alguien nuevo
No soy esa pequeña persona encadenada
Quien aún está enamorada de ti
Así que tu te sentías como dejándome caer
Y simplemente esperando que yo sea libre
Pero ahora estoy guardando todo mi amor
Para alguien que me ame

Vete ahora vete
Sal por esa puerta
Simplemente pega la vuelta ahora
Porque no eres bienvenido nunca más
¿No eras tu aquel
quien trataba de herirme con el adiós?
¿Pensaste que me desmoronaría?
¿Pensaste que me recostaría y moriría?

Oh no no, yo, yo sobreviviré
Oh, mientras sepa como amar
Se que permaneceré viva
Tengo toda mi vida para vivir
Y tengo todo mi amor para dar

Yo sobreviviré, sobreviviré
Oh..

Vete ahora vete
Sal por esa puerta
Simplemente pega la vuelta ahora
Porque no eres bienvenido nunca más
¿No eras tu aquel
quien trataba de herirme con el adiós?
¿Pensaste que me desmoronaría?
¿Pensaste que me recostaría y moriría?

Oh no no, yo, yo sobreviviré
Oh, mientras sepa como amar
Se que permaneceré viva
Tengo toda mi vida para vivir
Y tengo todo mi amor para dar

Yo sobreviviré, sobreviviré
Sobreviviré…

We Are the Champions – Queen

Los putos amos sin lugar a dudas. La banda que después de los Beatles más y mejor conozco y me ha influenciado.
Demasiado grandes para pensar en componer un tema que le llegue siquiera a la suela de los zapatos. Supongo que por este tipo de certezas decidí dejar el mundo de la música, y dejar en él a los que de verdad tenían un don. En la escritura me ocurre algo similar. Tantos ídolos y grades autores a los que adoras, que terminas leyendo tus escritos y desmoralizándote al darte cuenta de lo lejos que estás de hacer algo siquiera aceptable… Pero bueno, ese el eterno drama de los mediocres. Lo que nos hace respetables y nos salva a a algunos es que al menos lo reconocemos.
“We Are the Champions” (Somos los Campeones) es el mejor himno a la victoria posible.

He pagado mis deudas
Una y otra vez
Hice mi condena
Pero no perpetré ningún crimen
Y errores malos
Cometí algunos
Tuve mi granito de arena
Golpeado en mi cara
Pero ya he pasado

Y nosotros queremos seguir sin parar y sin parar

Nosotros somos los campeones – mis amigos
Y nos mantendremos luchando
Hasta el final
Nosotros somos los campeones
Nosotros somos los campeones
No hay tiempo para los perdedores
Porque nosotros somos los campeones del Mundo

Yo he tomado mis reverencias
Y mis llamamientos
Me has traído fama y fortuna
Y todo lo que sigue
Te agradezco todo
Pero no ha sido un lecho de rosas
Ni un crucero de placer
Yo lo considero un desafío
La raza humana entera
Y no voy a perder

Y nosotros queremos seguir sin parar y sin parar

Nosotros somos los campeones – mis amigos
Y nos mantendremos luchando
Hasta el final
Nosotros somos los campeones
Nosotros somos los campeones
No hay tiempo para los perdedores
Porque nosotros somos los campeones del Mundo

Nosotros somos los campeones – mis amigos
Y nos mantendremos luchando
Hasta el final
Nosotros somos los campeones
Nosotros somos los campeones
No hay tiempo para los perdedores
Porque nosotros somos los campeones.

Terminator Main Title – BSO

Temazo mencionado en el Capítulo 13 sobre las películas sobre cine catástrofe que más me han impactado.

We Don’t Need Another Hero – Tina Turner

Mad Max y la Cúpula del Trueno es una de esas películas que si rebusco en mi memoria, también recuerdo haber visto en el cine cuando era un niño de no más de 5 o 6 años. Muy apropiada para la ocasión y un tema imprescindible en cualquier discoteca.
Describe muy bien, antes que yo en Cómo sobrevivir al Juicio Final, lo que supone emparanoiarse con el fin del mundo (o con cualquier otra cosa que implique la falta de esperanza). No necesitamos héroes que nos muestren el camino a casa o cómo sobrevivir. Necesitamos a nobles seres humanos a la altura de nuestra condición capaces de enseñarnos a amarnos los unos a los otros y a hacernos la experiencia de vivir más placentera. Las miserias de la mentalidad de supervivencia para los amargados y los frustrados.

Fuera las ruinas,
fuera de los restos,
no se puede cometer el mismo error otra vez.

Somos los niños,
la última generación,
somos los que dejas atrás.

Y yo pregunto cuándo vamos a cambiar,
vivimos con miedo de que no quede nada.

No necesitamos otro héroe,
no necesitamos saber el camino a casa,
todo lo que queremos es vivir más allá de la cúpula del trueno.

Buscando algo
en lo que podemos creer,
tiene que haber algo mejor.

El amor y la compasión,
su día está llegando,
todo lo demás son castillos en el aire.

Y yo pregunto cuándo vamos a cambiar
vivimos con miedo de que no quede nada.

Todos los niños dicen:
“No necesitamos otro héroe,
no necesitamos saber el camino a casa,
todo lo que queremos es vivir más allá de la cúpula del trueno.
¿Qué hacemos con nuestras vidas,
dejamos sólo una huella
brillará nuestra historia como la vida,
acabará en la oscuridad,
tienes que dar todo o nada”.

No necesitamos otro héroe,
no necesitamos saber el camino a casa,
todo lo que queremos es vivir más allá de la cúpula del trueno.

Todos los niños dicen:
“No necesitamos otro héroe,
no necesitamos saber el camino a casa,
todo lo que queremos es vivir más allá de la cúpula del trueno.

Asturias Patria Querida – Himno

Tema en recuerdo de mi visita Asturias. Gran lugar al que sin duda regresaré. No es mencionado en el libro, pero sí hay en él un capítulo dedicado a Asturias.

I Will Always Love You – Whitney Houston

Un tema que aparece en el Capítulo 21, “No soy un survivalista”.
Deberás leer el libro para saber en el contexto en que se incluye un tema tan romántico…
Tremenda voz de una película que tuve la suerte de ver en el cine con 11 años. Grande voz de una artista inigualable que nadie podrá imitar. DEP Whitney.

Si yo me quedara.
Solamente estaría en tu camino.
Pues me voy. Pero sé que pensaré en ti
en cada paso que dé.

Y yo siempre te amaré.
Siempre te amaré.
A ti mi amor a ti mmm.

Recuerdos agridulces.
Es todo lo que me llevo.
Pues adiós, por favor no llores.
Los dos sabemos que no soy lo que tu, tu necesitas.
Y yo siempre te amaré.
Siempre te amaré, te amaré.

Espero que la vida te trate bien, y espero que tengas.
Todo lo que soñaste.
Y te deseo alegría.
Y felicidad.
Pero por sobre todo, deseo que ames.

Y yo siempre te amaré
Siempre te amaré
Siempre te amaré
Siempre te amaré
Siempre te amaré
Siempre te amaré…
Tu, cariño, te amo
Yo siempre, siempre te amaré…

La Lista de Schindler

Este precioso tema de John Williams es citado en el Capítulo 29, “Pulsando el botón rojo”.
Te dejo el texto íntegro del libro en el que aparece:

Parte del motivo por el que yo me encontraba comiendo fideos de bote con salsa al curry de £0.90, era que se me había metido en la cabeza construir un refugio comunitario y sobrevivir a cualquier desastre llegado el momento. Aquel infierno que estaba viviendo superaba con creces las previsiones más apocalípticas. Recuerdo que tras la campaña de desprestigio y el vómito de rabia y odio que todos me habían echado encima, finalicé la emisión del último programa de Radio Emergencias leyendo este fragmento de Las confesiones de un paseante solitario de Jean Jacques Rousseau. Lo acompañé con el solo de violín de La Lista de Shindler de John Williams de fondo:

Heme aquí, pues, solo en la tierra, sin más hermano, prójimo, amigo ni sociedad que yo mismo. El más sociable y el más amante de los humanos ha sido proscrito de ella por un acuerdo unánime. Han buscado en los refinamientos de su odio qué tormento podía serle más cruel a mi alma sensible y han roto violentamente todos los lazos que me ligaban a ellos. Habría amado a los hombres a pesar de ellos mismos. Helos ahí, pues, extraños, desconocidos, nulos, en una palabra, para mí pues así lo han querido. Pero yo, desligado de ellos y de todo, ¿qué soy yo mismo? Ve aquí lo que me queda por buscar.

[…]
¡Ah! ¿Cómo hubiera podido prever el destino que me esperaba? ¿Cómo concebirlo aún hoy que estoy entregado a él? ¿Podía suponer en mi sensatez que un día yo, el mismo hombre que era, el mismo que todavía soy, pasaría, sería tomado sin la menor duda por un monstruo, por un emponzoñador, por un asesino, que me convertiría en el horror de la raza humana, en el juguete de la chusma, que los viandantes escupirían sobre mí por todo saludo, que una generación entera se entretendría por un acuerdo unánime en enterrarme vivo?

[…]
Durante largo tiempo me he batido tan violenta como inútilmente. Sin pericia, sin arte, sin disimulo, sin prudencia, franco, abierto, impaciente, arrebatado, no he hecho batiéndome sino envolverme más y darles incesantemente nuevos asideros que se han cuidado mucho de despreciar. Sintiendo que todos mis esfuerzos eran inútiles y que estaba atormentándome para nada, he tomado la única decisión que me quedaba por tomar, la de someterme a mi destino sin forcejear más contra la necesidad. En esta resignación he hallado el resarcimiento a todos mis males por la tranquilidad que me procura y que no podía combinarse con el trabajo continuo de una resistencia tan penosa como infructífera.

[…]
Todo me da igual ya, tanto que espíen lo que hago como que se inquieten por estas hojas o se apropien de ellas o las supriman o las falsifiquen. Ni las escondo ni las enseño. Si me las quitan en vida, no me quitarán ni el placer de haberlas escrito, ni el recuerdo de su contenido ni las meditaciones de que son fruto y cuyo manantial no pude agotarse sino con mi alma. Si desde mis primeras calamidades hubiera sabido no resistirme a mi destino y tomar el partido que tomo hoy, todos los esfuerzos de los hombres, todas sus horrendas maquinaciones habrían carecido de efecto para mí y no habrían turbado ya mi reposo con todos sus ardides como no pueden turbarlo desde ahora con todos sus éxitos; que disfruten de grado con mi oprobio, que no me impedirán gozar de mi inocencia y acabar mis días en paz a su despecho.

Te Propongo – Hector Rey

“Te propongo” de Hector Rey no es un tema que se mencione en el libro. Es más un tema que estaba presente en el momento en que ocurrió mi resurgir de la movida survivalista, gracias a la entrada en escena de mi pareja actual. Es un tema que escuché durante mis clases de salsa en Windsor, Inglaterra, y que quise dedicarle camelándomela para que se viniera a vivir conmigo a UK.
Tiempo después dejó Barcelona para venirse a vivir aquí. Preciosa.

Y bueno, voy cortando el rollo que ya está bien por hoy. Al final voy a consumir todo el domingo en escribir el post.
Que tengáis una feliz semana y unas increíbles fiestas en compañía de aquellos a quienes amáis.

Feliz Navidad y prospero año nuevo.

Nos vemos en 2015.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,


Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, entendemos que acepta las condiciones y que está de acuerdo con nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies